Only the boring, get bored

Cronicas de un viaje que me marco con un mundo diferente de cosas cada día. Te animarías a subirte al auto de un extraño, solo porque te cayo bien y pensas que puede ser una buena idea. Son momentos en los que decidimos por el instinto, cosa rara.

Ese día me levante sin muchos ánimos de hacer algo en particular, le pregunte a Jhon, el conserje del hostel, que podia hacer ese dia. Entonces me dio el mejor consejo de lo que podia hacer.

El cronograma fue:

  • Empire State Building.
  • Caminar sentido sur por la 5th Avenue.
  • Llegar al Washington Sq Park.
  • Deambular por la zona en alguna cafeteria.

El consejo de John lo seguí literal, siempre que le preguntaba algo terminaba siendo un día espectacular, así que sin duda hice todo.

El Empire estuvo bien, era otro rascacielos en Manhattan, era un tilde mas en mi lista de “cosas que tenés que hacer en blabla …” pero mi caminata por la famosa avenida fue lo raro, “… hay momentos en los que el recorrido por esa calle me hacia pensar en que estaba por la estacion de trenes de Once en Buenos Aires …”, así fue como lo definió una amiga en la gran manzana, concorde con ella en ese pensamiento.

Yo a mis 21 añitos, olha que lindo que gay!

El día era un típico día de transición entre el otoño y la primavera, cuando esta soleado hermoso pero con un frio que estaba dejándonos.

Me costaba caminar con la cabeza derecha y me la pasaba mirando para arriba, a los costados, estaba anonadado con todo lo que veia y la típica era tropezarme con todo el mundo y pedirle perdón riéndome de mi torpeza.

A medida que me iba acercando a la plaza no podía entender como había tanta gente vestida en pijamas como si fueran a acostarse en ese mismísimo momento y hasta algunos con almohadas; cuando me doy cuenta estoy en el parque que me había mandado Jhon y veo una manifestación de un montón de personas golpeandose con almohadas, todos divirtiéndose a los gritos y carcajadas de estar golpeandose con almohadas de plumas que se reventaban al impacto con otros y liberaban miles de plumitas blancas en el aire, dandole un tinte mas dulce al evento.

Era una torre de almohadas y todos tirados 😀

Era una “Pillow Fight”, un evento que pasa una vez al año en Manhattan y yo estaba ahi de puro pedo, en ese lugar maravilloso donde hay una replica del Arco del Triunfo de Paris y una fuente gigante de donde salen miles de calles en fuga de forma diagonal; había una excelente atmósfera, algo en el aire que te daba ganas de gritar y correr y pegarle a alguien para reirte con tus amigos hasta que se rompían todas las almohadas.

Y yo ahi, solamente veía el fenómeno pasar por enfrente mío sin poder formar parte de manera activa, porque me daba vergüenza. SI, vergüenza, me quede paralizado viendo a la gente divertirse y me di cuenta que extrañaba tener algún amigo conmigo para que me haga la segunda y poder divertirnos juntos.

Le pedi a uno que me sacara una foto con el espectáculo de fondo y recibí una almohadonaso en la cara, bien merecido, era lo que quería, tengo toda la secuencia en la cara, la verdad me puso extremadamente feliz semejante acto tan simple como ese, lo senti como un: you are very welcome.

Adoro esta foto, fue asi de literal!

Medio que la cosa parecía ir terminando y decidí apurarme, me tire arriba de un grupo de gente, en el ínterin golpee a un chico que estaba sacando una foto y termino uniendose al grupo, nos paramos y nos quedamos enfrentados sin decirnos nada y no se porque nos mirábamos tontamente y le pregunto si necesitaba algo, el me responde que no y entablamos una conversación un poco tímida y sin sentido de lo bueno que estaba el evento de las almohadas, le pregunto si ya lo conocía y me contó que era la primera vez que se cruzaba con eso de casualidad ya que había ido a Manhattan a ver a un amigo por su cumpleaños, me conto que era de Boston, y le comente que era una ciudad que estaba en mis planes antes de llegar a New York pero que había desistido porque prefería ver bien todo lo que tenia cerca en vez de moverme de mas.

Ahi nomas, Charlie me invito a su casa en Boston para que conozca, así de la nada en el medio de una plaza en Manhattan, me explico que estaba con unos amigos en el auto y que podríamos dividir gastos y que allá me podia quedar en su casa sin ningún problema.

Charlie y las almohadas.

Dije internamente: QUE!?, pero igualmente la idea me supero y la tentación de hacer algo extremadamente diferente a lo que pensaba me hiper motivo, así que si iba a morir secuestrado no importaba y le dije “of course, I would love to go”


Me encantaria saber de historias asi, contame la tuya en los comentarios.

Y si te intereso mi artículo, no dudes en suscribirte a mi newsletter semanal.

Saludos y lo mejor para tu día xD

2 Replies to “Only the boring, get bored”

  1. Volvería toda mi vida a NY. Es un lugar tan fresco y mágico, tan estar en tu película favorita, con los ojos risueños y la cima del mundo por delante.
    Uno de mis mejores recuerdos (que son muchos) fue probarme pelucas una mañana en una tienda en el Harlem a la que entré de casualidad despues de que en un bar griego me regalarán el desayuno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s